Share this:

"/> Género y construcción de paz – El Sol de México – Sonorama
Nacionales

Género y construcción de paz – El Sol de México

>Nanolabs Nanolabs
marzo 18, 2022

CIPMEX CIPMEX

CIPMEX CIPMEX
  / viernes 18 de marzo de 2022
Por Arturo Duque
¿Cómo es que la brecha de género juega un rol en los procesos de construcción de paz? Primero entendamos que por paz nos referimos a su dimensión negativa (la ausencia de violencia o de miedo a la violencia), y a la positiva (la creación de un ambiente propicio para la paz). La construcción de paz es un sistema compuesto de múltiples factores que interactúan en distintos niveles desde lo más local como la familia o el barrio, escalando hasta el gran entramado del sistema internacional, países, sociedades y culturas. Ahora consideremos que también hay diferentes tipos de violencias que contribuyen a la falta de paz. Johan Galtung las explica en forma de pirámide, en donde la base de la misma se compone de la violencia cultural y la estructural. Estas dos contienen a las actitudes que legitiman la violencia y los marcos estructurales que no satisfacen o niegan ciertas necesidades. Estas actitudes y estructuras no visibles cimientan la pirámide para sostener y reforzar su construcción hasta la punta de la misma, que se representa con la violencia directa, visible.
Vale la pena detenernos para pensar cómo las consignas que vimos la marcha del 8M y que hemos visto a lo largo de toda la lucha feminista hacen referencia a esta ausencia de paz desde su dimensión negativa, así como su dimensión positiva con exigencias como la igualdad salarial, el derecho a decidir sobre sus propios cuerpos o la extención de licencias de materindad y paternidad. Igualmente podemos observar cómo esta violencia les afecta en todos los niveles. Empezando por la familia y terminando en el escalón más alto, el sistema patriarcal que permite y refuerza la violencia en todos los niveles. Y finalmente, es importante comprender que la violencia directa hacia las mujeres (por ejemplo, los feminicidios) se construye sobre la base de violencias menos perceptibles y más sutiles, como el abuso, la desvalorización, el chantaje emocional y la publicidad sexista, entre muchas otras.
La construcción de paz requiere de la voluntad de todas las partes de la sociedad, seguido de procesos que incentiven el diálogo, el acercamiento y el entendimiento de las partes para comprender cómo es que la violencia (visible e invisible) les afecta, cómo se permea en los distintos niveles y qué estructuras o instituciones debemos crear como sociedad para propiciar un ambiente pacífico. Para ello se requiere la visibilización de las partes, el reconocimiento de su existencia, así como de la existencia de sus problemáticas particulares. Si como sociedad no nos acercamos, escuchamos y empatizamos con las mujeres, no podremos crear un ambiente de paz que involucre a todes.
Por Arturo Duque
¿Cómo es que la brecha de género juega un rol en los procesos de construcción de paz? Primero entendamos que por paz nos referimos a su dimensión negativa (la ausencia de violencia o de miedo a la violencia), y a la positiva (la creación de un ambiente propicio para la paz). La construcción de paz es un sistema compuesto de múltiples factores que interactúan en distintos niveles desde lo más local como la familia o el barrio, escalando hasta el gran entramado del sistema internacional, países, sociedades y culturas. Ahora consideremos que también hay diferentes tipos de violencias que contribuyen a la falta de paz. Johan Galtung las explica en forma de pirámide, en donde la base de la misma se compone de la violencia cultural y la estructural. Estas dos contienen a las actitudes que legitiman la violencia y los marcos estructurales que no satisfacen o niegan ciertas necesidades. Estas actitudes y estructuras no visibles cimientan la pirámide para sostener y reforzar su construcción hasta la punta de la misma, que se representa con la violencia directa, visible.
Vale la pena detenernos para pensar cómo las consignas que vimos la marcha del 8M y que hemos visto a lo largo de toda la lucha feminista hacen referencia a esta ausencia de paz desde su dimensión negativa, así como su dimensión positiva con exigencias como la igualdad salarial, el derecho a decidir sobre sus propios cuerpos o la extención de licencias de materindad y paternidad. Igualmente podemos observar cómo esta violencia les afecta en todos los niveles. Empezando por la familia y terminando en el escalón más alto, el sistema patriarcal que permite y refuerza la violencia en todos los niveles. Y finalmente, es importante comprender que la violencia directa hacia las mujeres (por ejemplo, los feminicidios) se construye sobre la base de violencias menos perceptibles y más sutiles, como el abuso, la desvalorización, el chantaje emocional y la publicidad sexista, entre muchas otras.
La construcción de paz requiere de la voluntad de todas las partes de la sociedad, seguido de procesos que incentiven el diálogo, el acercamiento y el entendimiento de las partes para comprender cómo es que la violencia (visible e invisible) les afecta, cómo se permea en los distintos niveles y qué estructuras o instituciones debemos crear como sociedad para propiciar un ambiente pacífico. Para ello se requiere la visibilización de las partes, el reconocimiento de su existencia, así como de la existencia de sus problemáticas particulares. Si como sociedad no nos acercamos, escuchamos y empatizamos con las mujeres, no podremos crear un ambiente de paz que involucre a todes.
CIPMEX CIPMEX
CIPMEX CIPMEX
CIPMEX CIPMEX
CIPMEX CIPMEX
CIPMEX CIPMEX
CIPMEX CIPMEX
CIPMEX CIPMEX
CIPMEX CIPMEX
CIPMEX CIPMEX
CIPMEX CIPMEX
Gossip
Mundo
Joel Hernández Santiago
Alberto Aguilar
Hiroshi Takahashi
CIPMEX CIPMEX
Osvaldo
Analisis

source

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You must be logged in to post a comment.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com