Share this:

"/> Banquetas malas por banquetas malas – El Sol de México – Sonorama
Nacionales

Banquetas malas por banquetas malas – El Sol de México

>Nanolabs Nanolabs
febrero 10, 2022

Roberto Remes

Roberto Remes

  / miércoles 9 de febrero de 2022
Las y los peatones somos personas incomprendidas. Todos somos testigos de que carecemos la infraestructura y condiciones para un desempeño peatonal seguro, cómodo y accesible. Sin embargo, también padecemos la falta de políticas públicas que nos aseguren la corrección de nuestro destino. Si no hay voluntad de las cabezas, el resultado son banquetas malas, sexenio tras sexenio o trienio tras trienio, sin importar el partido de la persona gobernante.
Voy a mencionar los errores más frecuentes.
Primero. El voluntarismo. La decisión de dónde cambiar banquetas es absolutamente subjetiva, y eso tiene un sesgo a favor del automóvil: primero que nada, se atienden las banquetas de quienes tienen voz, no de quienes realmente las necesitan.
Segundo. El abordaje es equivocado. Se demuelen por completo las áreas peatonales, generando afectaciones durante la obra, y se eligen los tramos de forma aislada sin ir mejorando una ruta. En muchos casos, bastaría con atender los tramos defectuosos y no reemplazar todas las banquetas.
Tercero. Al establecer el área de intervención, jamás se tiene en cuenta las malas prácticas prevalecientes en la zona, como la costumbre de estacionarse en áreas peatonales y particularmente en la salida de las rampas para personas con discapacidad. Tampoco se busca cómo ganar terreno a favor del peatón, es decir, modificar el trazo de las banquetas para forzar reducciones de velocidad o evitar invasiones.
Cuarto. Las banquetas siguen sin apegarse a lineamientos técnicos. Las áreas de obras no saben las especificaciones de una rampa para personas con discapacidad, no saben armonizar los cajetes con las áreas de circulación peatonal, no saben ni siquiera poner un bolardo.
Quinto. Los proyectos de cambio de banqueta jamás son parte de una política de mayor alcance que vaya trazando rutas de calidad a favor del peatón, donde las mejoras tengan una estrategia y dejen de ser decepcionantes proyectos aislados.
Insisto, no es un tema de partido, así que siendo de fondo necesitamos transformar la política peatonal, y me parece que esto podría ocurrir con la voluntad de un gobernante verdaderamente comprometido con los peatones, o bien con un Congreso de la Ciudad de México que logre aprobar procedimientos de intervención a la infraestructura peatonal más inteligentes, para evitar el fracaso constante que acabo de describir.
De momento, me siento frustrado cada que veo que se reemplaza una banqueta angosta por otra, cada que no se cumplen las especificaciones, o peor aún, cada que me presentan en público con elogios, pero cuando intento plasmar las buenas prácticas en la infraestructura peatonal, me tildan de loco, me ignoran o llaman a un charlatán a que nos contradiga: “esto no es viable”, cuando lo es.
Necesitamos más voces militantes cuestionando la falta de compromiso de todas las autoridades a favor de las y los peatones, y este artículo es un llamado a esas voces.
Las y los peatones somos personas incomprendidas. Todos somos testigos de que carecemos la infraestructura y condiciones para un desempeño peatonal seguro, cómodo y accesible. Sin embargo, también padecemos la falta de políticas públicas que nos aseguren la corrección de nuestro destino. Si no hay voluntad de las cabezas, el resultado son banquetas malas, sexenio tras sexenio o trienio tras trienio, sin importar el partido de la persona gobernante.
Voy a mencionar los errores más frecuentes.
Primero. El voluntarismo. La decisión de dónde cambiar banquetas es absolutamente subjetiva, y eso tiene un sesgo a favor del automóvil: primero que nada, se atienden las banquetas de quienes tienen voz, no de quienes realmente las necesitan.
Segundo. El abordaje es equivocado. Se demuelen por completo las áreas peatonales, generando afectaciones durante la obra, y se eligen los tramos de forma aislada sin ir mejorando una ruta. En muchos casos, bastaría con atender los tramos defectuosos y no reemplazar todas las banquetas.
Tercero. Al establecer el área de intervención, jamás se tiene en cuenta las malas prácticas prevalecientes en la zona, como la costumbre de estacionarse en áreas peatonales y particularmente en la salida de las rampas para personas con discapacidad. Tampoco se busca cómo ganar terreno a favor del peatón, es decir, modificar el trazo de las banquetas para forzar reducciones de velocidad o evitar invasiones.
Cuarto. Las banquetas siguen sin apegarse a lineamientos técnicos. Las áreas de obras no saben las especificaciones de una rampa para personas con discapacidad, no saben armonizar los cajetes con las áreas de circulación peatonal, no saben ni siquiera poner un bolardo.
Quinto. Los proyectos de cambio de banqueta jamás son parte de una política de mayor alcance que vaya trazando rutas de calidad a favor del peatón, donde las mejoras tengan una estrategia y dejen de ser decepcionantes proyectos aislados.
Insisto, no es un tema de partido, así que siendo de fondo necesitamos transformar la política peatonal, y me parece que esto podría ocurrir con la voluntad de un gobernante verdaderamente comprometido con los peatones, o bien con un Congreso de la Ciudad de México que logre aprobar procedimientos de intervención a la infraestructura peatonal más inteligentes, para evitar el fracaso constante que acabo de describir.
De momento, me siento frustrado cada que veo que se reemplaza una banqueta angosta por otra, cada que no se cumplen las especificaciones, o peor aún, cada que me presentan en público con elogios, pero cuando intento plasmar las buenas prácticas en la infraestructura peatonal, me tildan de loco, me ignoran o llaman a un charlatán a que nos contradiga: “esto no es viable”, cuando lo es.
Necesitamos más voces militantes cuestionando la falta de compromiso de todas las autoridades a favor de las y los peatones, y este artículo es un llamado a esas voces.
Roberto Remes
Roberto Remes
Roberto Remes
Roberto Remes
Roberto Remes
Roberto Remes
Roberto Remes
Roberto Remes
Roberto Remes
Roberto Remes
Celebridades
Política
Manuel Guadarrama
Raúl Carranca
Aribel Contreras
Gerardo Gutiérrez Candiani
Analisis
Osvaldo

source

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You must be logged in to post a comment.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com