Share this:

"/> AIFA, un aeropuerto más con obras inconclusas – El Sol de México – Sonorama
Nacionales

AIFA, un aeropuerto más con obras inconclusas – El Sol de México

>Nanolabs Nanolabs
marzo 28, 2022

Gabriela Mora Guillén

Gabriela Mora Guillén

  / domingo 27 de marzo de 2022
ES MÁS FÁCIL REPRIMIR EL PRIMER CAPRICHO QUE SATISFACER A TODOS LOS QUE LE SIGUEN.
Abraham Lincoln

No se inauguró un gran aeropuerto, no alcanza tampoco la categoría de “clase mundial” como uno de los mejores del orbe, aunque tampoco se trata de una central camionera; se trata de un aeropuerto más, con obras inconclusas en su entorno y carencias en cuanto a conectividad, uno más cerca de 5 mil en el mundo…
Lo cierto es que hace apenas unos años pensamos imposible que aviones comerciales operaran desde una pista destinada para una base aérea militar en Santa Lucía, municipio de Zumpango, en el Estado de México: el pasado lunes, despegó el primer vuelo desde el Aeropuerto Felipe Ángeles con destino a Villahermosa, Tabasco, tenía que ser a ese destino como uno más de los simbolismos de que gusta la administración Lopezobradorista, y así queda materializado uno de los más ambiciosos -y caprichosos- megaproyectos de Andrés López, luego de la cancelación de la terminal en Texcoco.
Damos por sabido que no se trataba de un capricho de administraciones anteriores, la necesidad de un nuevo aeropuerto internacional deriva de los requerimientos de millones de pasajeros que ocupan desplazarse y para lo que actualmente resulta insuficiente el Aeropuerto Internacional Benito Juárez. Sin embargo, uno de los grandes dilemas respecto a la capacidad de operación de la nueva terminal aérea son las escasas vías de acceso dado que la terminal se inauguró sin tener concluida la ruta para los viajeros que no llegan en autos particulares: sabemos que la ampliación del tren suburbano se tiene prevista para el 2023, así como los accesos desde varios puntos de la ciudad.
Ciertamente ya inaugurado el gobierno habrá de realizar obras para mejorar la conectividad terrestre, pero a ello, hemos de sumar el problema de la conectividad aérea: México ha caído a la categoría 2 en la agencia de aviación civil de Estados Unidos, lo que implica que no habrá nuevos vuelos a Norteamérica y hacia otros países, además de que las líneas áreas más reconocidas a nivel internacional llegarán al Felipe Ángeles hasta que México recupere la categoría 1, lo cual se suponía quedaría resuelto a principios de este año, ya se habla de la espera al segundo semestre… Veremos.
Quizá en un futuro, ya concluidas las obras requeridas, el AIFA cumplirá con las exigencias que se le imponen, falta mucho por hacer, y los avances tecnológicos, industriales y aeronáuticos muy probablemente superarán el plazo de maduración que se otorgue a la nueva terminal; por ahora, sólo opera una pista de las dos que contempla, y aunque el edificio está terminado y el hotel ya está operando, hay pendientes que nos llevan a concluir la tradición nacional en la forma de hacer las cosas, al aventón.
Ciertamente, se festeja algo irreal: El nuevo aeropuerto inicia operaciones con 20 vuelos -entre salidas y llegadas, algo así como lo que opera el aeropuerto de Puerto Escondido, Oaxaca-, contra 900 operaciones del Aeropuerto de la Ciudad de México, cuando menos los próximos cuatro años, el nuevo aeropuerto estará subsidiado por recursos públicos.
Más allá de su funcionalidad, y de que con el tiempo se vayan resolviendo los problemas de conectividad terrestre, aérea y tecnológica, este “capricho presidencial” no será, lo que se pretendía hacer en Texcoco, un Aeropuerto de primer nivel, competente con el mundo.
gamogui@hotmail.com
ES MÁS FÁCIL REPRIMIR EL PRIMER CAPRICHO QUE SATISFACER A TODOS LOS QUE LE SIGUEN.
Abraham Lincoln

No se inauguró un gran aeropuerto, no alcanza tampoco la categoría de “clase mundial” como uno de los mejores del orbe, aunque tampoco se trata de una central camionera; se trata de un aeropuerto más, con obras inconclusas en su entorno y carencias en cuanto a conectividad, uno más cerca de 5 mil en el mundo…
Lo cierto es que hace apenas unos años pensamos imposible que aviones comerciales operaran desde una pista destinada para una base aérea militar en Santa Lucía, municipio de Zumpango, en el Estado de México: el pasado lunes, despegó el primer vuelo desde el Aeropuerto Felipe Ángeles con destino a Villahermosa, Tabasco, tenía que ser a ese destino como uno más de los simbolismos de que gusta la administración Lopezobradorista, y así queda materializado uno de los más ambiciosos -y caprichosos- megaproyectos de Andrés López, luego de la cancelación de la terminal en Texcoco.
Damos por sabido que no se trataba de un capricho de administraciones anteriores, la necesidad de un nuevo aeropuerto internacional deriva de los requerimientos de millones de pasajeros que ocupan desplazarse y para lo que actualmente resulta insuficiente el Aeropuerto Internacional Benito Juárez. Sin embargo, uno de los grandes dilemas respecto a la capacidad de operación de la nueva terminal aérea son las escasas vías de acceso dado que la terminal se inauguró sin tener concluida la ruta para los viajeros que no llegan en autos particulares: sabemos que la ampliación del tren suburbano se tiene prevista para el 2023, así como los accesos desde varios puntos de la ciudad.
Ciertamente ya inaugurado el gobierno habrá de realizar obras para mejorar la conectividad terrestre, pero a ello, hemos de sumar el problema de la conectividad aérea: México ha caído a la categoría 2 en la agencia de aviación civil de Estados Unidos, lo que implica que no habrá nuevos vuelos a Norteamérica y hacia otros países, además de que las líneas áreas más reconocidas a nivel internacional llegarán al Felipe Ángeles hasta que México recupere la categoría 1, lo cual se suponía quedaría resuelto a principios de este año, ya se habla de la espera al segundo semestre… Veremos.
Quizá en un futuro, ya concluidas las obras requeridas, el AIFA cumplirá con las exigencias que se le imponen, falta mucho por hacer, y los avances tecnológicos, industriales y aeronáuticos muy probablemente superarán el plazo de maduración que se otorgue a la nueva terminal; por ahora, sólo opera una pista de las dos que contempla, y aunque el edificio está terminado y el hotel ya está operando, hay pendientes que nos llevan a concluir la tradición nacional en la forma de hacer las cosas, al aventón.
Ciertamente, se festeja algo irreal: El nuevo aeropuerto inicia operaciones con 20 vuelos -entre salidas y llegadas, algo así como lo que opera el aeropuerto de Puerto Escondido, Oaxaca-, contra 900 operaciones del Aeropuerto de la Ciudad de México, cuando menos los próximos cuatro años, el nuevo aeropuerto estará subsidiado por recursos públicos.
Más allá de su funcionalidad, y de que con el tiempo se vayan resolviendo los problemas de conectividad terrestre, aérea y tecnológica, este “capricho presidencial” no será, lo que se pretendía hacer en Texcoco, un Aeropuerto de primer nivel, competente con el mundo.
gamogui@hotmail.com
Gabriela Mora Guillén
Gabriela Mora Guillén
Gabriela Mora Guillén
Gabriela Mora Guillén
Gabriela Mora Guillén
Gabriela Mora Guillén
Gabriela Mora Guillén
Gabriela Mora Guillén
Gabriela Mora Guillén
Gabriela Mora Guillén
Sociedad
Justicia
Ricardo Peralta
Angélica De La Peña
Sergio Gutiérrez Luna
A la sombra El Sol de México
Analisis
Osvaldo

source

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You must be logged in to post a comment.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com